Nuevo

Plan de continuidad del negocio: cómo elaborarlo y gestionarlo

El Business Continuity Plan (BCP), más conocido como plan de continuidad de negocio, es una estrategia a través de la cuál una compañía, independientemente de su tamaño, se prepara ante un eventual desastre para poder mantener su actividad básica o restaurar sus principales funciones en un plazo determinado.

La continuidad del negocio se basa en el establecimiento de medidas preventivas que permitan minimizar el impacto de cualquier suceso que afecte a la actividad normal de la empresa y su posterior recuperación.

Entre las causas que pueden motivar el desarrollo de un plan de negocio se encuentran las pandemias o cualquier desastre natural que pueda afectar al habitual funcionamiento de la empresa. Este plan de contingencia resulta de vital importancia tanto para grandes como para pequeñas organizaciones.

¿Por qué es necesario trazar un plan de continuidad de negocio?

El BCP ayuda a las empresas a conocer de antemano los procedimientos que deberán seguirse en el caso de que surja un fenómeno perturbador. Contar con un plan de contingencia te ayudará a minimizar el impacto negativo de una “frenada en seco” de tu negocio y a restaurar su actividad normal en el menor tiempo posible.

De esta forma, las empresas que no dispongan de un plan de continuidad de negocio adecuado serán susceptibles de desaparecer con mayor facilidad, ya que verán mermados sus ingresos. Desgraciadamente, durante el año 2020 han sido muchos los negocios que han quebrado y que no contaban con un plan de contingencia que les permitiera incrementar sus posibilidades de supervivencia.

Aunque muchos creen que el plan de continuidad de negocio es propio de las grandes empresas, lo cierto es que se recomienda establecerlo desde el nacimiento de la misma, con el fin de ir adaptándolo y optimizándolo a medida que nuestro negocio crece.

Claves para elaborar un plan de continuidad de negocio

Si deseas aprender cómo elaborar un plan de continuidad de negocio, te recomendamos abordar los siguientes puntos:

  • Identificación de las amenazas. En primer lugar, es importante enumerar los posibles desastres que podrían afectar a tu negocio. Por ejemplo, en Japón los terremotos son muy comunes, mientras que en España existe un elevado riesgo de incendios forestales. Crea una lista con los posibles escenarios y elabora tu programa en base a ellos.
  • Identificación de las funciones críticas. ¿Qué aspectos críticos de tu negocio pueden verse afectados por un eventual desastre? ¿Dispones de toda tu información en un mismo lugar? En este caso, una buena solución podría ser almacenar tus datos en servidores en la nube.
  • Plan de respuesta y recuperación. En esta fase es necesario catalogar los datos sobre los actores involucrados en cada función crítica del negocio con el objetivo de saber a dónde recurrir en el caso de que sea necesario activar el plan. Proveedores, clientes y personal deberán incluirse en esta fase.
  • Genera una simulación. Cada cierto tiempo, es necesario simular el plan para comprobar que todo funciona correctamente. Realiza ejercicios y análisis con el objetivo de detectar posibles vulnerabilidades y poder corregirlas antes de que ocurra un desastre.

En definitiva, crear un plan de continuidad del negocio es algo necesario para empresas de cualquier tamaño, incluidas las unipersonales. Gracias a él seremos capaces de reaccionar con agilidad ante un evento que amenace con la continuidad de nuestro negocio, incrementando nuestras posibilidades de supervivencia.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

MisCursosWeb
Logo